Si viajas al extranjero, viaja tranquilo. Te aconsejamos contratar uno de los mejores seguros de viaje. Consigue un 5% de descuento en IATI, el seguro que usamos nosotros, AQUÍ!

Antes de hablar de la visita al Mont Saint-Michel te diremos que de las muchas veces que hemos estado en Francia, ninguna nos ha hecho tanta ilusión como el viaje a Normandía en familia. Esta región del norte de Francia tiene tantos atractivos que necesitarías varios meses (o años) para descubrirlos.

Las playas del Día D, los paisajes de Monet, los quesos normandos o el calvados, la Normandía medieval de Rouen, los acantilados de Étretat o el ya citado Mont Saint-Michel son argumentos suficientes para unas vacaciones de ensueño en nuestro país vecino.

No obstante, una de las visitas imprescindibles es el Mont Saint-Michel, sin duda una de las atracciones turísticas más visitadas de Francia. Está maravilla declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO es conocida por convertirse en una isla totalmente independiente a ciertas horas del día, cuando sube la marea. Magia pura.

En este artículo, te hablaremos de cómo hacer la visita al Mont Saint-Michel, cuánto tiempo se tarda, qué ver allí y descubrir si puedes hacer una escapada desde París. ¿Preparados? ¿Listos? ¡Ya!

Excursión al Mont Saint-Michel

Escapada al Mont Saint Michel en Normandia

Si vas a viajar al norte de Francia, el Mont Saint-Michel es una visita que debe estar en tu itinerario sí o sí. Aunque ya lo habíamos visto infinidad de veces en imágenes, documentales o lienzos, la sensación de ver el monte y su bahía con tus propios ojos es inigualable.

Tanto si vas a estar por la zona y quieres ir por tus propios medios, como si vas a visitar París y te gustaría dedicar un día a conocer este monte de Normandía, sigue leyendo.

Hoy te contamos todo lo que necesitas saber para visitar el Monte Saint-Michel y no perderte nada del teatro de las mayores mareas de Europa continental.

¿Qué es el Mont Saint-Michel?

Visita al Mont Saint-Michel en familia

Para empezar a construir la casa por los cimientos, y por si acaso no tienes muy claro de qué estamos hablando, tenemos que hablar de qué es exactamente el Mont Saint-Michel.

Como su propio nombre indica, es un monte. Un montículo rocoso que está casi totalmente rodeado por agua. Una de sus partes está unida al continente, pero solo cuando la marea está baja.

Por tanto, en pleamar el monte deja de ser un monte para convertirse en una isla durante unas horas. El agua cubre el dique sumergible y la roca se queda sin accesos al continente en un espectáculo de la naturaleza realmente fascinante.

marea baja en el monte san michel de normandia

Por cierto, si quieres observar este fenómeno tendrás que estar in situ dos horas antes del horario de plena mar. Los mejores sitios para contemplarlo son el Monte, las murallas, la terraza oeste (plaza de la abadía), o el nuevo puente-pasarela.

También desde fuera en lugares como la Roche Torin en Courtils, en Grouin del Sur, en Vains-Saint-Léonard y en Gué de l’Epine en Val-Saint-Père. En este enlace puedes ver cuáles son las mejores fechas y horarios para ver este singular espectáculo.

Entre los siglos X y XI, se convirtió en una atracción de peregrinaje y los monjes de la zona construyeron la Abadía del Mont Saint-Michel, que se encuentra en lo alto del monte y que merece la pena observar por dentro y desde lejos.

¿Se puede visitar el Mont Saint-Michel por libre?

Visita al Mont Saint-Michel en familia

Aunque lo interesante es hacer una visita guiada para captar al máximo lo que estás viendo, el Mont Saint-Michel también se puede visitar por libre.

Nosotros, por ejemplo, antes de visitar el Monte y la Abadía hicimos un interesante paseo por la bahía del Monte Saint-Michel con un guía durante unas 2 horas (en las que andamos un par de kilómetros).

El paseo es accessible para toda la familia, y aunque lo hicimos en verano es interesante llevar ropa de abrigo (por la lluvia y sobre todo el viento) así como ir vestidos con pantalones cortos ya que hay tramos que caminas por el agua.

Si estás por la zona y quieres conocer el monte por tu cuenta, puedes hacerlo tranquilamente. Sólo tienes que tener en cuenta algunos consejos y ciertos aspectos que te vamos a recomendar a continuación.

El aparcamiento y el alojamiento en el Mont Saint-Michel

No es posible llegar hasta el propio monte en coche particular. Tendrás que aparcar en la zona donde encontrarás casetas de información turística y hoteles.

Ahí encontrarás un gran aparcamiento donde dejar el coche y podrás subirte a una de las lanzaderas gratuitas que parten cada pocos minutos hacia el monte. El trayecto en estos autobuses dura unos 20 minutos y te dejan justo en el el pie del Mont-Saint-Michel. Otra opción es que vayas andando, ya que el parking está a unos 2 ó 3 kilómetros.

En esta zona también encontrarás muchos hoteles donde alojarte si quieres pasar la noche cerca del monte.

Nosotros nos alojamos en el Camping Saint-Michel, emplazado a 11 kilómetros del párking desde donde salen las lanzaderas. Si te alojas aquí, no olvides llevar toallas y gel de ducha.

Atento al horario de pleamar

Aunque no pasa todos los días, la mayoría de ellos sí: cuando hay pleamar, el monte se convierte en una isla. Si quieres ver este fenómeno, debes estar atento a la hora en que ocurrirá como te hemos comentado más arriba.

También podrás saberlo mirando los carteles de las zonas de información turística o la web del Mont Saint-Michel. Créenos si te decimos que es un evento digno de ver.

La entrada a la Abadía

La entrada a la Abadía del Mont Saint-Michel suele estar incluida cuando haces una excursión concertada. Sin embargo, si vas por tu cuenta, tendrás que comprar tu entrada aquí si quieres ahorrarte la cola.

Los menores de 18 años, los jóvenes de Francia o la UE, las personas con discapacidad y quienes tengan carnet de estudiante, entran gratis. El resto de los mortales tenemos que pagar 11 € por la entrada, y un extra si queremos la audioguía.

Si no quieres comprar la audioguía, ten en cuenta que a la entrada te dan un folleto en español que sirve como orientación. Te cuenta la historia de las diferentes salas y puedes hacerte una idea más o menos clara de lo que estás viendo.

La Abadía del Mont Saint-Michel: imprescindible

Abadia del Mont Saint Michel

Como te hemos comentado, la entrada a la Abadía del Mont Saint-Michel está incluida en los tours o excursiones, y si vas por libre te costará 11 €. Es una visita imprescindible si vas a visitar el monte.

Una forma distinta de verla tiene lugar en verano con la celebración del espectáculo nocturno Les Chroniques du Mont, que se desarrolla en la Abadía del Monte Saint-Michel. Se trata de una manera diferente de visitar la Abadía, recorrer sus pasillos y salas por la noche, mientras disfrutas de un show de luz, sonido y vídeos.

El pueblo, duración de la visita y algo más

visita guiada al monte de san michel

Además de visitar la Abadía, te recomendamos perderte por las callejuelas empinadas del pueblo para conocerlo mejor. La población residente es muy poca, menos de 50 personas. Así que el movimiento en el pueblo es prácticamente turístico al 100%.

Enseguida te darás cuenta que el pueblo está colmado de tiendas de souvenirs, bares, restaurantes, algunos hoteles y algún museo. Tanto el pueblo como las murallas se pueden visitar totalmente gratis, aunque prepara el bolsillo porque todo está a precio de oro.

Cenando en la Mere Poulard

Nosotros nos dimos un homenaje cenando en la Mère Poulard, uno de los restaurantes más célebres del Mont Saint-Michel. Además de disfrutar de la excelente gastronomía normanda, pudimos ver las fotos de las numerosas celebridades que han pasado por este hotel-restaurante.

Con respecto a la duración aproximada de la visita al Monte Saint-Michel, podemos decir que te tomará al menos 3 horas hacer una visita básica: recorrer el pueblo, subir a la muralla para rodear el monte y visitar la Abadía. Si tienes tiempo, suma a la visita la Iglesia de Saint-Pierre, de la época medieval.

No obstante, nosotros preferimos hacer noche cerca y vimos el Mont Saint-Michel en día y medio. Merece muchísimo la pena.

Para terminar, si quieres tener unas preciosas vistas del monte, te recomendamos ir a la Barrage du Mont Saint-Michel, una presa sobre el río Couesnon, muy cerca del aparcamiento.

¿Viajas a París y quieres visitar el Monte Saint-Michel?

mont saint michel de noche

Una pregunta que se hacen muchos viajeros es si podrían hacer una excursión al Mont Saint-Michel desde París. Y es que, aunque la ciudad tiene mucho que ver, puede que un día quieras darte una escapada a un lugar diferente.

La forma más cómoda de hacer el trayecto, tanto si quieres recorrer el monte libremente como si quieres hacer la visita guiada, es contratar una excursión que te recoja en París y te deje de nuevo en la ciudad al terminar la visita.

Esta excursión incluye el transporte en autobús de lujo, la entrada a la famosa abadía que preside el monte y la visita guiada. Dura todo el día, saliendo de París temprano por la mañana y llegando por la noche, ya que los trayectos de ida y vuelta son largos.

Cómo llegar a Normandía desde España

Avion de Air France

La última vez que viajamos a Normandía lo hicimos con la aerolínea Air France. Sin duda, una de las formas más cómodas, rápidas y eficientes de llegar a Francia. Se trata de una de nuestras compañías aéreas favoritas para viajar por Europa.

Siempre tienen precios muy competitivos y excelentes conexiones, lo que significa ahorras mucho tiempo y dinero lo cual se agradece cuando viajas con niños como nosotros.

Desde Alicante volamos directamente a París y luego alquilamos un coche hasta nuestro primer destino en Normandía que se encontraba a tan solo 1 hora y 40 minutos de la capital francesa por carretera.

¿Te gustaría visitar el Mont Saint-Michel? Estamos seguros de que disfrutarás muchísimo de tu excursión. ¿Tienes alguna duda o te gustaría contar tu experiencia visitando este monumento? ¡Cuéntanoslo en los comentarios! Tienes más información en la web de Turismo de Normandía y de Explore France.

Pau García Solbes
Soy periodista y creador de contenidos de viajes profesional. Soy Licenciado en Ciencias de la Información en la especialidad de Periodismo. He trabajado y colaborado en numerosos medios de comunicación en temas relacionados con Internet, nuevas tecnologías y turismo. Además, soy co-autor del libro Viajar con niños, el manual para preparar tus vacaciones en familia de La editorial viajera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí