Si viajas al extranjero, viaja tranquilo. Te aconsejamos contratar uno de los mejores seguros de viaje. Consigue un 5% de descuento en IATI, el seguro que usamos nosotros, AQUÍ!

Si eres amante de la naturaleza y te sientes atraído por la Gran Barrera de Coral, presta atención. Te acercamos todo lo que debes saber sobre este lugar alucinante de Australia.

Apunta que te vamos a hablar sobre precauciones y consejos de seguridad a tener en cuenta antes de hacer un viaje de estas características.

La Gran Barrera de Coral: algunos puntos a conocer

Gran Barrera de Coral
Isla de corazón en la Gran Barrera de Coral.

Sin duda, la Gran Barrera de Coral emplazada en Australia es uno de los mayores atractivos naturales del mundo.

Se conoce por este nombre al mayor arrecife de coral que existe, contando con nada menos que más de 2.300 kilómetros de extensión.

Este increíble ecosistema se ubica en entre la costa noreste del país y el Océano Pacífico, y pertenece al estado australiano de Queensland.

Se trata con toda probabilidad el Patrimonio de la Humanidad de mayor relevancia con el que cuenta Australia gracias a los más de 2.900 arrecifes con los que cuenta, así como las más de 900 islas, atolones y cayos de coral que presenta, algo que ha llevado a que muchos científicos la consideren la estructura «viviente más grande de la Tierra».

Con todos estos ingredientes no es de extrañar que sea uno de los destinos turísticos más atractivos del mundo. No obstante, si estás pensando en visitarla es importante que tengas en cuenta una serie de aspectos y que, por supuesto, contrates siempre un seguro para viajes que te dé total tranquilidad.

Precauciones a tomar al visitar la Gran Barrera de Coral

Snorkel en la Gran Barrera de Coral
Snórkel en la Gran Barrera de Coral.

Como decimos, si vas a viajar hacia la Gran Barrera de Coral para poder verla de primera mano es fundamental que contrates un seguro de viaje.

Pero no solo eso, tendrás que asegurarte que tu póliza recoge o cubre posibles accidentes que puedan surgir de actividades como el snorkel o el buceo porque esto es lo que harás para poder ver los corales de primera mano.

Es importante que tomes una serie de precauciones y conocer los posibles riesgos que esta actividad conlleva.

Por ejemplo, el coral corta fácilmente y no hay que olvidar que tiene muchas bacterias, algo que se puede solucionar con un antiséptico pero que si necesitarás la ayuda de un médico tendrías siempre la tranquilidad de que todo está cubierto con tu seguro de salud.

Del mismo modo, a la hora de visitar la Gran Barrera de Coral es importante apostar por el uso de los neoprenos anti-medusas, especialmente si vas a visitar la zona durante los meses de lluvias.

Tampoco hay que olvidar que los rayos del sol en Australia son especialmente peligrosos y es importante que lleves protección solar en todo momento para proteger tu piel. Evita posibles insolaciones, más allá de tener en cuenta lo obvio: y es que siempre se ha de portar la correcta protección UV para la piel.

Ten en cuenta la época del año

Pez payaso en la Gran Barrera de Coral
Pez payaso en la Gran Barrera de Coral.

Como decimos, es importante tener muy presente la época del año en la que se visita la Gran Barrera de Coral, esto es así porque se encuentra en una playa que tiene un clima tropical.

De este modo, si bien es cierto que cualquier mes del año puede ser una buena opción, no está de más que tengas en cuenta que la época de lluvias allí es de noviembre a mayo. Durante este periodo de tiempo la zona cuenta con una mayor humedad y sensación de calor.

Además, y este factor si que es determinante, las aguas ofrecen una peor visibilidad por los movimientos que experimenta el mar generado por las lluvias.

Ten en cuenta también que, las posibilidades de que se produzcan tormentas eléctricas y que las excursiones con el barco que te llevarán hasta el punto para hacer tu inmersión se acaben cancelando también son más elevadas.

Además, en esta época el peligro real de encontrarte con la avispa de mar o medusa caja es bastante más elevado.

En cambio, de junio a octubre se entra en lo que se conoce como la estación seca y que, como su nombre indica, ofrece una temperatura menor y también un nivel de humedad menor, por lo que el clima suele resultar más agradable.

Todo esto se traduce por los motivos ya descritos en una visibilidad del agua mayor. Debes tener en cuenta, eso sí, que de julio a septiembre se pueden ver ballenas migratorias. Es la mejor época y también la que tiene precios más altos y la que cuenta con una dificultad mayor para lograr alojamiento.

Y si viajas a Australia no te pierdas nuestro artículo sobre qué hacer en Sydney con niños.

Pau García Solbes
Soy periodista y creador de contenidos de viajes profesional. Soy Licenciado en Ciencias de la Información en la especialidad de Periodismo. He trabajado y colaborado en numerosos medios de comunicación en temas relacionados con Internet, nuevas tecnologías y turismo. Además, soy co-autor del libro Viajar con niños, el manual para preparar tus vacaciones en familia de La editorial viajera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí