Si buscas un hotel rural con desayuno brutal o alojamiento en la ciudad te aconsejamos reservar AQUÍ. Suelen sacar descuentos de temporada y es muy sencillo de utilizar.

Las Islas Canarias nunca dejan de sorprender al viajero y conocer todos sus rincones requiere de muchas escapadas y momentos que nunca te defraudarán. Los atractivos son casi innumerables.

Aguas cristalinas, acantilados, parques nacionales, gastronomía y un sinfín de elementos naturales que, combinados con una fuerte preparación de los servicios enfocados al turismo, hacen de este destino uno de los preferidos por el público español e internacional para sus vacaciones.

El buen tiempo que se mantiene durante los doce meses permite hacer la visita y buscar los hoteles en Fuerteventura de Iberostar en cualquier época del año.

Descubre La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

La Palma

Las Islas Canarias más conocidas son, por su condición de capitalidad y la multitud de población que acogen, Tenerife y Gran Canaria; si bien este archipiélago va mucho más allá de estos dos rincones.

Hay muchos rincones en otras islas que merecen una visita especial, incluso piden una estancia de al menos una semana para conocer a fondo y disfrutar del paisaje y la naturaleza en unas condiciones óptimas.

No es casualidad que el turismo en La Palma, Fuerteventura o Lanzarote se haya disparado. Las mejoras en las comunicaciones por vías marítima y aérea, y el aumento en los servicios hoteleros son factores decisivos para entender porque el turismo con dirección hacia Canarias está aumentando.

La Palma: una isla con mucha tradición

Observación en La Palma

La Palma ha ganado popularidad por la erupción, en septiembre de 2021, del volcán de Cumbre Vieja, un espectáculo natural que ha reforzado el carácter volcánico que mantiene esta isla, al igual que otras muchas de sus vecinas.

La isla de La Palma implica un recorrido por el continuo paso de la naturaleza. La costa abrupta protege un entorno de un alto valor medioambiental. El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, uno de los quince que tienen esta distinción en España, debe su nombre a su condición de caldera gigante que ocupa una décima parte de la isla.

Es muy grande y hay varias rutas a pie o en bicicleta para disfrutar de un entorno cargado de bosques, vegetación y zonas volcánicas que, como se ha confirmado recientemente, puede entrar en erupción en cualquier momento.

Para llegar al Mirador del Roque de los Muchachos es mejor ir en coche, pues está situado a más de 2.400 metros de altura. Las vistas desde este punto son impresionantes y ofrecen una ventana hacia las islas vecinas de La Gomera y Tenerife, incluso se puede contemplar el Teide.

Este punto alberga una de las sedes de astronomía más importantes de Europa, el Observatorio en el que profesionales y científicos realizan su trabajo. Se puede visitar.

Un buen momento para visitar La Palma es en la celebración de los Carnavales, en especial el día de la fiesta de los Indianos, una celebración con una gran tradición en la que todas las personas se visten de blanco.

Música por la capital, Santa Cruz de La Palma, y polvos de talco para rendir homenaje a aquellos canarios que durante el pasado siglo se marcharon a América a buscar una vida mejor. La fiesta recrea el regreso de estos compatriotas.

Fuerteventura: playas de alto valor

Cofete en Fuerteventura

La mejor opción para llegar desde La Palma a Fuerteventura es subir a bordo de un avión, que en menos de una hora ha completado el recorrido. El contraste entre estas dos islas es grande, pues se pasa de un paisaje cargado de naturaleza a otro en el que predomina la arena y las zonas dunares.

Esto no impide perder belleza, pues Fuerteventura ofrece algunas de las mejores playas vírgenes del mundo. Prácticamente todos sus rincones costeros merecen ser visitados, para disfrutar de un oasis de tranquilidad entre aguas cristalinas y una calidad del baño de altísimo valor.

El azul turquesa del Océano Atlántico a su paso por esta isla contrasta con el marrón claro de las Dunas de Corralejo, un parque que alcanza los 25 kilómetros cuadrados que se convierte en una inmensa extensión de arena. Bordea la costa, así que resulta fácil parar a descansar y refrescarse en una playa en cualquier momento de la visita.

Fuerteventura es, además, un destino para los amantes de los deportes acuáticos. Tanto aquellos en los que el usuario es el protagonista, como el surf o sus derivados, como los que buscan conocer la fauna marina (buceo y snorkel), esta isla presenta numerosos rincones para practicar la modalidad preferida.

Lanzarote: pasear entre volcanes

Lanzarote

El trayecto entre Fuerteventura y Lanzarote puede hacerse en barco en una duración aproximada de media hora. Quien se aloje en  alguna de estas islas puede visitar la otra, incluso en una jornada de un día.

El Parque Nacional de Timanfaya exige una visita obligada. Es una extensa área que mantiene los restos de la erupción del volcán en la primera mitad del 1700 y que explica, en buena medida, la actual disposición de la isla.

El paisaje es lunar, repleto de volcanes y cráteres, lo que deja una estampa única. Este recinto se visita con un guía y los aficionados a hacer rutas propias y perderse pueden visitar el Parque de los Volcanes, ubicado al lado de Timanfaya.

¿Has visitado La Palma, Fuerteventura y Lanzarote? ¿Cuál de estas tres es tu favorita? Esperamos tu opinión en los comentarios.

Pau García Solbes
Soy periodista y creador de contenidos de viajes profesional. Soy Licenciado en Ciencias de la Información en la especialidad de Periodismo. He trabajado y colaborado en numerosos medios de comunicación en temas relacionados con Internet, nuevas tecnologías y turismo. Además, soy co-autor del libro Viajar con niños, el manual para preparar tus vacaciones en familia de La editorial viajera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí