Si viajas al extranjero, viaja tranquilo. Te aconsejamos contratar uno de los mejores seguros de viaje. Consigue un 5% de descuento en IATI, el seguro que usamos nosotros, AQUÍ!

La visita al Palacio Gyeongbokgung de SeĂșl habĂ­a significado empezar con muy buen pie nuestro recorrido por la capital de Corea del Sur. Nos habĂ­amos dado cuenta que la coreana era una civilizaciĂłn con un pasado glorioso, plagado de artesanos y arquitectos con un talento extraordinario.

En lo personal nos quedamos muy satisfechos, incluso Teo estaba feliz de haber visto tantos «castillos». TenĂ­amos ganas de descubrir mĂĄs, asĂ­ que recogimos los bĂĄrtulos y dirigimos nuestra expediciĂłn hasta el cercano y colorido Palacio Changdeokgung de SeĂșl.

Visita al Palacio Changdeokgung de SeĂșl

Edificio principal del Palacio Changdeokgung de SeĂșl

El trayecto entre los dos palacios se puede hacer tranquilamente andando, con el carrito a cuestas tardamos unos 20 minutos. Por si no os apetece caminar, podĂ©is tomar la lĂ­nea 3 del metro de SeĂșl y deteneros en la parada de Anguk. La mejor opciĂłn para llegar hasta el Palacio Changdeokgung es la salida 3 de la estaciĂłn.

Por el camino seguĂ­amos reflexionando sobre si acertĂĄbamos o no con la elecciĂłn «¿visto un palacio, vistos todos?». Es una pregunta que nos rondaba la cabeza, ya que con tan poco tiempo en la ciudad era importante saber quĂ© ver en SeĂșl y acertar con las elecciones.

Palacio principal de muchos reyes de la DinastĂ­a Joseon

Tejados del Palacio Changdeokgung de SeĂșl

Las referencias que tenĂ­amos del Palacio Changdeokgung eran inmejorables. Este edificio llegĂł a ser utilizado como el palacio principal de SeĂșl por muchos reyes de la DinastĂ­a Joseon.

También habíamos leído maravillas de su jardín Huwon, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. Desgraciadamente no pudimos contemplar su belleza con nuestros propios ojos.

Pronto nos dimos cuenta que el Palacio Changdeokgung de SeĂșl estaba perfectamente conservado, dirĂ­amos que incluso mĂĄs que su hermano mĂĄs cĂ©lebre. TambiĂ©n apreciamos que no estaba tan masificado como el Palacio Gyeongbokgung, aunque los grupos de escolares reĂ­an, jugaban y aprendĂ­an por doquier. Esto le encantaba a Teo.

Único palacio que preserva el estilo de la Dinastía Joseon

Niños en el Palacio Changdeokgung de SeĂșl

No hicieron falta demasiadas escenas para que la película se pusiera interesante. De inmediato nos topamos de bruces con el edificio principal del palacio, realmente de Óscar.

Las guĂ­as dicen que es el Ășnico palacio que preserva el estilo arquitectĂłnico de la DinastĂ­a Joseon, pero para un neĂłfito en cultura de Corea este hecho es inapreciable.

Lo que sí que empezåbamos a encontrar familiar eran los colores y la ornamentación típica de la arquitectura tradicional coreana, un patrón que contemplaríamos una y otra vez a lo largo de nuestro viaje a Corea.

Tras admirar un buen rato el edificio principal, nos fuimos perdiendo, literalmente, dentro de los muros del complejo. Estå repleto de edificios mås pequeños y de continuos sube y baja. En algunos hay rampas, pero en la mayoría tuvimos que subir con el carrito a cuestas por los escalones, algo que no nos agradó demasiado.

Nos quedamos sin visitar el jardín Huwon

Teo y Vero en el Palacio Changdeokgung de SeĂșl

Un poco hartos de esta rutina, abandonamos temporalmente el cochecito en una esquina y Teo se dedicó a corretear por el laberínto que formaban los edificios del Palacio Changdeokgung.

Había tramos por donde sólo podía pasar él, así que nos tocaba agacharnos para evitar que Teo se escapara o lo perdiéramos de vista. Nada serio, no fue mås que un juego con el que el peque se divertía y de paso hacíamos la visita mås entretenida.

Entre risas y juegos, tardamos mås de una hora en recorrer el enorme complejo del  Palacio Changdeokgung. Antes de finalizar la visita nuestro objetivo era pasar al vecino Palacio Changgyeonggung sin salir del recinto, pero pagamos un precio demasiado alto por nuestra osadía.

Tejados que se pueden ver en el Palacio Changdeokgung de SeĂșl

Ojalå hubiéramos tenido una moneda que echar al aire, pues llega un punto en que puedes optar entre pasar al palacio de al lado o visitar el jardín Huwon. Una enorme cola de gente nos disuadió para no acceder al hermoso vergel.

QuizĂĄs fue el cansancio, el maldito jet lag o que se aproximaba la hora del almuerzo de Teo, pero estamos convencidos de que escogimos la opciĂłn equivocada.

Eso nunca lo sabremos, lo que estå claro es que aquella mañana hallamos varios argumentos para responder a la pregunta de «¿visto un palacio, vistos todos?». No obstante, tendréis que esperar a la siguiente aventura de nuestro viaje a Corea del Sur para conocer el veredicto.

Tienes mĂĄs informaciĂłn en nuestro artĂ­culo sobre quĂ© visitar en SeĂșl.

Pau GarcĂ­a Solbes
Soy periodista y creador de contenidos de viajes profesional. Soy Licenciado en Ciencias de la Información en la especialidad de Periodismo. He trabajado y colaborado en numerosos medios de comunicación en temas relacionados con Internet, nuevas tecnologías y turismo. Ademås, soy co-autor del libro Viajar con niños, el manual para preparar tus vacaciones en familia de La editorial viajera.

34 COMENTARIOS

  1. InformaciĂłn Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La visita al Palacio Gyeongbokgung de SeĂșl habĂ­a significado empezar con muy buen pie nuestro recorrido por la capital de Corea del Sur. Nos habĂ­amos dado cuenta que la coreana era una civilizaciĂłn con un pasado glorioso, pla…..

    • Pues SeĂșl tiene 5 palacios reales y los nombres son a cual mĂĄs complejo. Me imagino que a ellos les pasarĂĄ lo mismo con nuestros palacios, castillos y playas 😉

  2. Buenas fotos, Pau.

    En el próximo te sabré decir si escogísteis la opción equivocada, pero en mi opinión el jardín secreto es lo mås bonito del Palacio Changdeok, ademås que ocupa la mitad de su superficie. Yo fui en invierno, y ya me gustó con el jardín nevado y los estanques helados, así que en primavera no me quiero ni imaginar. Después de haber visitado el Gyeongbokgung, no es que la arquitectura y la estética del Changdeokgung sea muy diferente, mås bien se trata dos palacios similares. No hay que entretenerse mucho con la visita antes de avanzar al jardín trasero. Dicen que era la parte favorita de palacio de los reyes Joseon.

    Algunas veces en los viajes no es cuestiĂłn de elegir, sino de darse la paliza y ver todo, aunque uno acabe agotado.

    Saludos

    • Estoy completamente de acuerdo, cometimos el tĂ­pico error de ver la cola y tirar hacia el otro palacio con la intenciĂłn de regresar luego… pero nunca regresamos.

      Viajar con niños a veces tiene estas cosas, tĂș te haces un plan de lo que quieres ver pero luego es el ritmo del peque el que te va marcando.

      De este modo ya tengo una excusa para volver 😉

  3. Lo que dice Alberto de darse la paliza y ver las cosas, estoy de acuerdo con él pero estå claro que no es lo mismo viajar solo a que si se viaja con niños o igual sólo con tu pareja (depende de la chica, jeje).

    Nosotros también pasamos por ahí pero tengo recuerdos un poco vagos. Hacía algo de frío pero no había demasiada nieve. No obstante, nos gustó mucho los alrededores del palacio y también el museo de historia.

    • Sin duda, Teo se portĂł como un campeĂłn y aguantĂł bien la mayorĂ­a de visitas, pero cuando se acercan las horas de comer, siestas y dormir es Ă©l el que manda 😉

    • Ya, tenĂ©is razĂłn, los planes en pareja o con niños pequeños son mĂĄs imprevisibles y hay que ser flexible, a veces requiere saber renunciar. En algunos viajes me he metido una paliza a ver cosas que cualquier compañía me hubiera mandado a paseo, jejeje.

      • Si viajas siempre con los niños ellos lo disfrutan como tu. Despues de años de viajar viendo no todas aquellas cosas que queriamos porque ibamos con peques siguen viniendo. El año pasado uno de ellos solo pudo venir a parte del recorrido pero tiene 27 años y trabaja. Y no hay nada mas fantastico que ver que cuando ya no vienen contigo siguen viajando

        • Gracias por tus palabras Carme y bienvenida a ‘el Pachinko’. Viajar les encanta asĂ­ que esperemos que dentro de unos años lo hagan tambiĂ©n por su cuenta 😀

  4. Nosotros nos identificamos contigo ya que viajamos con niño también.

    Hay que saber ceder y ser flexible , nosotros no podemos tener ninguna queja, a veces hacemos alguna parada de mĂĄs pero es lĂłgico, y en las rutas buscar algo que pueda sentirle curioso para despertar en el alegrĂ­a y ganas de seguir con la ruta.

    Las fotos son preciosas.
    Un saludo paisano

    JesĂșs MartĂ­nez
    vero4travel.com

    • Efectivamente, hay que ser flexible. Nosotros nos preparamos un itinerario antes, pero cada dĂ­a caen muchas cosas. Hay que intentar poner lo mĂĄs interesante al principio.

  5. ¥Qué pasada de lugar!

    No tenĂ­a ni idea de que en Korea hubiera tantos templos asĂ­ de bonitos. Me lo apunto porque este es mi siguiente destino tras JapĂłn. AdemĂĄs, me da a mi que mi cartera lo va agradecer aunque sĂłlo sea un poquito… hehe

    Y bueno, muchas veces nos perdemos cosas muy chulas, pero yo creo que acaban convirtiéndose en excusas para volver,a sí que no pasa nada!

    Un fuerte abrazo Pau!

  6. Hola!
    Muchas gracias por este artĂ­culo, es muy interesante!!
    El mes que viene viajaré a Corea y me encantaría poder visitar este castillo!!!
    Me podrĂ­as decir si es muy cara la visita al castillo??

    Gracias ^^

  7. Yo fui de visita el verano pasado y también tenía que elegir entre ver el palacio de Changgyeonggung o el jardín secreto y opté por lo segundo. Porque sino luego no podría ver el santuario Jongmyo que también estå cerca. Sólo decirte una cosa, la cola de gente no es tal cola, ya que se entra en grupos con guía, por lo que es posible que aun habiendo cola hubierais entrado en el mismo grupo. Yo lo hice así y, por cierto, no me gustó el hecho de tener que ir con grupo y guía, era muy complicado para las fotografías y encima mi guía era en coreano y no me importaba nada lo que explicaba pero no me dejaba retrasarme o adelantarme y ni mucho menos ir por mi cuenta. Ademås, tuve la mala suerte de que uno de los edificios emblemåticos estaba en obras.

    Me avanzo a tu decisión y supongo que pensarås que visto un palacio visto todos. También se puede pensar que visto un templo visto todos. Pero yo pienso que cuando se conoce bien la historia y el lugar que se visita, cada sitio por parecido que sea, tiene su encanto y ya depende de cada uno te puede resultar interesante o no. Aunque igual no te parecieron iguales y los disfrutaste cada uno en su medida ^_^

    Yo pienso que para el viajero normal, visitar Gyeongbokgung, Chagdeokgung y el jardín secreto es mås que suficiente. Y para los frikis de la historia coreana, ya podemos visitar todo lo demås. Bueno, a ver qué nos cuentas en la siguiente entrada ^_^