Si viajas al extranjero, viaja tranquilo. Te aconsejamos contratar uno de los mejores seguros de viaje. Consigue un 5% de descuento en IATI, el seguro que usamos nosotros, AQUÍ!

La Lágrima de India, como se conoce a Sri Lanka, es una de las joyas de Asia y, sin lugar a dudas, será un destino inolvidable para toda la familia. Fue nuestro último gran viaje antes de la pandemia y todavía tenemos la sensación de que es un destino que lo tiene absolutamente todo para ser una isla.

Sri Lanka es país con un patrimonio cultural impresionante y unos paisajes que te dejarán sin respiración y te harán pensar en cómo es posible que no sea uno de los principales destinos turísticos del mundo. Y quizás ese hecho sea el responsable de gran parte de su encanto: Sri Lanka todavía no es un país turísticamente masificado.

En este post basado en nuestra experiencia queremos ayudarte a planificar tu viaje a Sri Lanka en familia. Te sugerimos un itinerario recomendado, para que tengas el esqueleto de tu viaje bien definido sin complicarte la vida.

Ruta de 15 días por Sri Lanka con niños

Sri Lanka con niños
La Roca del León de Sri Lanka.

Sri Lanka tiene mucho que ver, así que nuestra primera recomendación es que, teniendo en cuenta este itinerario, dediques el tiempo suficiente a cada una de sus zonas para poder disfrutarlo con calma.

Empezaremos el viaje recomendado en la ciudad de Galle, a aproximadamente 120 kilómetros de la capital, y lo terminaremos en la propia Colombo. Nosotros hicimos el viaje con Panipuri Viajes, que además de ser buenos amigos, son grandes viajeros y expertos en Asia, especialmente en India, Sri Lanka y Vietnam.

Consejos prácticos para tu primer viaje a Sri Lanka:

Nosotros siempre viajamos con seguro de viaje para estar protegido en caso de enfermedades o siniestros. Por eso te recomendamos contratar aquí el Seguro de viaje de IATI Seguros y sólo por ser lector de el Pachinko te aplican directamente un 5% de descuento.

Y para consultar cómo llegar de un destino a otro en Google Maps, buscar opiniones de un hotel, restaurante o excursión, seguir en contacto directo con nuestros familiares o amigos a través de  WhatsApp, o compartir fotos y vídeos en Instagram o Tik Tok desde Sri Lanka te recomendamos la tarjeta eSIM de Holafly.

Galle: tortugas marinas en la ciudad fortificada

Muralles y torre del reloj de Galle
Muralles y torre del reloj de Galle.

Galle es una de las ciudades más importantes de Sri Lanka y uno de sus elementos más llamativos es la fortificación que la rodea. Durante el siglo XVIII, los portugueses y los holandeses ocuparon la ciudad y construyeron esta barrera que hoy es icono de la ciudad.

Este enclave está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, una ciudad colonial cuya historia y leyenda se funden remontándose a la época del rey Salomón.

Tras un largo viaje desde España, es un lugar ideal para pasear y descansar. A nuestros hijos les llamó mucho la atención ver a otros niños jugando al críquet, un deporte que adoran en Sri Lanka.

Además, en Galle se encuentra el centro de incubación de tortugas marinas Mahamodara y, especialmente si vas con niños a Sri Lanka, te recomendamos pasar unas horas en este centro. Su objetivo es incubar y liberar a las tortugas marinas.

El Bosque de Sinharaja, una mágica selva Reserva de la Biosfera

Bosque de Sinharaja en Sri Lanka en familia
Bosque de Sinharaja en Sri Lanka.

Tras disfrutar de la tranquilidad de Galle, nos desplazamos por carretera hasta el Bosque de Sinharaja, un auténtico deleite para los sentidos. Un lugar declarado como Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad, y no es para menos. Árboles endémicos y todo tipo de animales te esperan en esta selva de la antigua Ceilán.

En este bosque puedes hacer safaris a pie, visitar sus humedales para encontrar todo tipo de árboles, hacer rutas de senderismo en torno a sus ríos, y mucho más.

Eso sí: especialmente por zonas como este bosque, es importante que tengas en cuenta los monzones a la hora de elegir la fecha del viaje. Lo más recomendable es que hagas tu viaje a Sri Lanka entre enero y mayo o entre agosto y diciembre.

Parque Nacional de Yala: mamíferos, aves y reptiles

Parque Nacional de Yala en Sri Lanka
Parque Nacional de Yala en Sri Lanka.

Tras disfrutar de la bonita experiencia de pasear por la selva de Sinharaja nos dirigimos a otro de los iconos del país. El Parque Nacional de Yala es otro imprescindible en tu viaje a Sri Lanka. Una enorme extensión de tierra de casi 98.000 hectáreas repleta de toda clase de especies de animales y vegetación.

44 especies de mamíferos, entre los que se encuentra el famoso leopardo de Ceilán, búfalos, vacas, macacos, gatos silvestres, y muchos otros. 215 especies de aves registradas, 6 de ellas endémicas; y 46 especies de reptiles registradas.

Para conocer este parque nacional en profundidad y de la manera más segura posible, lo mejor es hacer un safari en jeep. Eso sí, no os obsesionéis con ver al leopardo de Ceilán, pues es bastante complicado. Éste fue el primer safari para ver animales en su hábitat natural que hicimos con nuestros hijos.

Ella: rutas de senderismo por la montaña

Puente de los Nueve Arcos en Ella Sri Lanka
Puente de los Nueve Arcos en Ella Sri Lanka.

El siguiente paso en nuestro viaje fue Ella, una ciudad de montaña conocida por sus enormes y hermosísimas plantaciones de té. Ella es un lugar perfecto para quienes disfrutan de hacer rutas de senderismo, porque hay muchas rutas, como la roca Ella o la ruta de Little Adam’s Peak, que fue la que hicimos nosotros.

Otro lugar imprescindible y muy fotogénico de Ella es el Puente de los Nueve Arcos,  donde verás a mucha gente tratando de inmortalizar con su cámara o móvil el momento en que pasa el famoso Tren de las Montañas.

Tren de las montañas para llegar a Nuwara Eliya y sus campos de té

Tren de las montanas en Sri Lanka
Tren de las montanas en Sri Lanka.

Tomar el célebre Tren de las Montañas las montañas hasta Nuwara Eliya para ver el siguiente punto de vuestra ruta por Sri Lanka con niños será una experiencia inolvidable. El trayecto dura aproximadamente tres horas en las que no podrás contener el aliento y soltarás una onomatopeya tras otra. Simplemente mágico.

Rodeada de campos de té, Nuwara Eliya se conoce como la Pequeña Inglaterra porque fue fundada por un inglés llamado Siri Samuel Baker y su arquitectura recuerda mucho a la europea.

Allí hay muchísimas plantaciones de té de Ceilán y fábrica donde aprenderéis los secretos de esta planta, antes de caminar por campos en los que trabajadoras de la etnia tamil recolectan sus hojas.

Kandy: templos y elefantes

Templo del Diente de Buda en Kandy Sri Lanka
Templo del Diente de Buda en Kandy, Sri Lanka.

En la ciudad de Kandy te encontrarás con la parte más budista de Sri Lanka, y es aquí donde se ubica el templo más conocido del país: el templo del Diente de Buda en el que se conserva esta reliquia que atrae cada año a millones de peregrinos.

Kandy es conocida como la “Capital de las Montañas” y es la segunda ciudad más grande de Sri Lanka. Sus calles de estilo colonial son maravillosas y tiene lugares muy interesantes como el templo Bahirawakanda donde tienes una de las mejores vistas de la ciudad.

La ciudad también es famosa por lugares como el Royal Botanic Garden o el festival Esala Perahera en el que participa muchísima gente y que es célebre por sus bailarines y  elefantes.

Las cuevas-templo de Dambulla

Las Cuevas de Dambulla en Sri Lanka
Las Cuevas de Dambulla en Sri Lanka.

¿Te imaginas entrar en un templo que, en realidad, es una cueva? En Sri Lanka podréis hacerlo, y no solo una, sino cinco veces en Dambulla, probablemente uno de los lugares sagrados que más nos impresionaron de Sri Lanka por sus espectaculares frescos centenarios y sus 150 estatuas.

Dambulla es un destino imprescindible en tu itinerario por Sri Lanka en familia porque es ahí donde se encuentra el Templo de Oro, compuesto por cinco cuevas-templo que os dejarán boquiabiertos:

  • La cueva Devaraja
  • La cueva de los Grandes Reyes
  • La cueva del Gran Templo Nuevo
  • La cueva del Templo Occidental
  • La cueva del Segundo Templo Nuevo

Es importante que tengas en cuenta que, como ocurre con la mayoría de los templos, tendrás que descalzarte para entrar. La entrada al Templo de Oro cuesta 750 rupias (aproximadamente 3,80 €) y te da acceso a todas las cuevas principales del templo.

Sigiriya: alucinantes panorámicas desde La Roca del León

Camino de Sigiriya en Sri Lanka con niños
Camino de Sigiriya en Sri Lanka.

Sigiriya es probablemente el lugar más conocido y espectacular de Sri Lanka. Una antigua  ciudad llena de templos y palacios que quita el hipo. Lo que hace realmente diferente a esta visita es que se trata de un conjunto arqueológico del siglo V conocido como La Roca del León, ubicado en lo alto de una roca que se puede ver desde varios kilómetros.

Se construyó como punto estratégico para vigilar toda la zona, ya que se encuentra en una posición privilegiada por sus vistas. Antes de subir, te recomendamos visitar el  Museo de Sigiriya y, además de la Roca del León, si quieres hacer una ruta algo más complicada, puedes subir al Monte Pidurangala justo enfrente.

En el camino hacia la cima os encontraréis con joyas como las “Doncellas de Sigiriya”, unos frescos del siglo V perfectamente conservados, o la magnífica “Puerta del León”, que da nombre al lugar. Una vez arriba, además de descubrir las ruinas del antiguo palacio real, disfrutaréis de una panorámica inigualable de la zona.

Ver elefantes en Parque Nacional de Minneriya o en Kaudulla

Safari para ver elefantes en familia Kaudulla Sri Lanka
Safari para ver elefantes en familia Kaudulla.

Hacer un safari en 4×4 por el Parque Nacional de Minneriya o en Kaudulla es una experiencia que no puedes dejar escapar si viajas a Sri Lanka, especialmente si lo haces en familia. Verás un montón de manadas de elefantes viviendo en su propio hábitat, además de otros animales como ciervos o búfalos.

Ambos parques están separados por tan sólo media hora en coche. Los elefantes se van moviendo de una zona a otra, así que dependiendo de la época del año en la que visites Sri Lanka con niños tendrás que dirigirte a uno u otro. Esto es algo que conocen perfectamente los guías de la zona, así que no te irás sin ver a los preciosos elefantes asiáticos.

Polonnaruwa: la antigua capital de Sri Lanka

Polonnaruwa en Sri Lanka
Polonnaruwa en Sri Lanka.

Polonnaruwa fue la capital de Sri Lanka en el siglo XI y dejó de serlo en el siglo XIII. Cuenta con un montón de lugares emblemáticos que merece la pena ver, como los Jardines Reales, el Cuadrángulo de ruinas históricas o el Museo arqueológico de Polonnaruwa.

Enumeramos solo algunos de los puntos más importantes, pero esta ciudad Patrimonio de la Humanidad desde el año 82 merece una visita para conocerla de primera mano.

Antigua capital de los reyes cingaleses es probablemente el mejor lugar del país para admirar los vestigios de su glorioso pasado. El enorme complejo se puede recorrer en tuk-tuk o bicicleta donde alucinarás con sus antiguos palacios, templos y dagobas dispersos en la selva o los Budas de Gal Vihara, uno de los más exquisitos exponentes del arte cingalés.

Las playas de Trincomalee

Trincomalee Sri Lanka
Trincomalee, Sri Lanka

En Trincomalee se encuentran algunas de las playas más bonitas de Sri Lanka. Fue el punto que escogimos para descansar unos días y disfrutar de unas playas de arena blanca y un mar turquesa totalmente transparente.

Además, si eres un amante del mundo marino o quieres introducir a tus hijos en el snorkel, te alegrará saber que hay mucha vida en las aguas de estas playas. También se pueden hacer salidas para observar delfines.

Trincomalee es muy tranquila, aunque puedes hacer paseos en tuk-tuk para visitar los lugares de interés de la zona, como el templo hindú de Koneswaran, el Lankapatuna Samudragiri Viharaya o el Fuerte Frederick.

Anuradhapura: la primera capital de Sri Lanka

Anuradhapura en una ruta por Sri Lanka en familia
Las enormes dagobas de Anuradhapura.

Fundada en el siglo VI a. C. por el rey Pandukabhaya, Anuradhapura fue una de las capitales más antiguas de Sri Lanka, representando desde entonces un enclave sagrado para el budismo.

Allí puedes visitar  templos y dabogas de un tamaño colosal. Allí también se encuentra el
sagrado árbol Sri Maha Bodhiya, “hijo” del mismo árbol bajo el cual Siddhartha Gautama se sentó a meditar hasta alcanzar la iluminación espiritual.

Durante siglos Anuradhapura estuvo escondida debido a la vegetación. No fue hasta el siglo XIX cuando se descubrió su existencia y toda su historia. Una ciudad repleta de templos, monasterios y palacios, que le han valido para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La colina de Mihintale y su templo

Mihintale en Sri Lanka
Desde la colina de Mihintale en Sri Lanka.

Si hay una colina que tiene historia en Sri Lanka esa es la colina de Mihintale. Ashok, el emperador de la India, se convirtió al budismo y quiso extenderlo tanto como pudiese. Por eso, envió a su hijo a Sri Lanka a reunirse con su rey para que este se convirtiese al budismo.

La reunión entre el rey y el hijo del emperador tuvo lugar a los pies de esta colina, donde hoy en día podemos encontrar uno de los templos y puntos de peregrinación más importantes de Sri Lanka.

Resulta increíble la cantidad de escaleras que hay que subir para llegar hasta el templo, pero merece la pena subir sus 1840 escalones entre macacos. Eso sí: ten en cuenta que antes de llegar a lo más alto es imprescindible estar descalzo y tener cubiertos los hombros y las piernas.

Se puede visitar el mismo día que Anuradhapura porque se encuentran relativamente cerca.

Negombo: nos acercamos al final

Atardecer en las playas de Negombo Sri Lanka
Atardecer en las playas de Negombo Sri Lanka.

Negombo fue el penúltimo punto de nuestro viaje a Sri Lanka en familia. Además de ver algunos de sus enclaves más importantes, como el templo Angurukaramulla o la Iglesia de Santa María.

También puedes descansar en su playa que, si bien no es la más bonita de Sri Lanka, te dará fuerzas para el regreso a casa. En verano el fuerte oleaje impide el baño, por eso nos quedamos unos días en Trincomalee.

Otro punto interesante de la ciudad es el Negombo Fish Market, donde puedes ver cómo los marineros descargan el pescado en la lonja donde los comerciantes lo venden al público presente.

Colombo: la capital y último destino de vuestro viaje

Mezquita Jami Ul-Alfar de Colombo en Sri Lanka
Mezquita Jami Ul-Alfar de Colombo.

Al final de tu viaje por Sri Lanka con niños, llegarás a la capital del país: Colombo. Desde aquí cogerás el vuelo para volver a casa, pero antes un pequeño recorrido por la ciudad.

El Museo Nacional, sus puestos callejeros con comida, el paseo marítimo, el templo Gangaramaya o la mezquita Jami Ul-Alfar son algunos de los puntos imprescindibles de esta, la última ciudad de tu recorrido.

Esperamos que este itinerario para recorrer la isla de Sri Lanka en familia te ayude a planificar un viaje inolvidable. Y si ya hiciste este  recorrido, cuéntanos cómo te fue. ¡Estamos deseando leerte en los comentarios! Tienes más información en nuestro post sobre qué ver en Sri Lanka.

Pau García Solbes
Soy periodista y creador de contenidos de viajes profesional. Soy Licenciado en Ciencias de la Información en la especialidad de Periodismo. He trabajado y colaborado en numerosos medios de comunicación en temas relacionados con Internet, nuevas tecnologías y turismo. Además, soy co-autor del libro Viajar con niños, el manual para preparar tus vacaciones en familia de La editorial viajera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí